Algus

El Efecto de Generación

memorias.jpg

Hace algún tiempo me encontraba estudiando un nuevo lenguaje de programación, era súmamente interesante y no tenía muchas diferencias con los conocimientos previos a otros lenguajes que había usado. Podía resolver los problemas que presentaban en tutoriales y entendía sin problema alguno las soluciones que leía en libros acerca del tema.

Después de un tiempo decidí escribir algo usando el lenguaje pero me llevé una sorpresa al darme cuenta de que no podía hacerlo. Estuve meditando sobre el asunto y, al cabo de un tiempo, descubrí algo interesante:

Nunca escribí nada mientras estudiaba.

Así es, no había escrito notas o tratado de codificar los ejemplos y correrlos para ver su interacción en la computadora. Me había limitado a pensar en las soluciones y en dar por sentado que eso debía de ocurrir sin experimentarlo de primera mano.

¿Cuántas personas crees que ven rutinas de ejercicios en YouTube mientras se encuentran recostados y nunca los hacen? Bueno, básicamente eso estaba haciendo al “estudiar”.

Desde esa experiencia fue que ya no puedo leer un libro sin crear anotaciones o experimentar con cada una de las premisas en el texto, incluso si estoy seguro del resultado. Eso me ha ayudado a mantener una mejor retención de información, facilitando la manera de acceso a mi memoria. Intrigado por esto, investigué más sobre el tema y descubrí algo llamado “Generation Effect”.

El efecto de generación es un fenómeno de memoria en el que la activa producción de material mejora el rendimiento posterior al acto de recordar. Es por esa misma razón por la que comencé a llevar una bitácora audiovisual sobre el conocimiento que tengo, o voy adquiriendo, en segmentos titulados bits.

La importancia de la información generada por uno mismo cuenta con beneficios sumamente satisfactorios ya que transformamos la entrada de datos en una salida que nuestra mente ha entendido, y la cual podrá acceder de una manera más natural. Algo parecido a las mnemotécnicas, sólo que más personal.

Una teoría del porqué la generación de información por parte del sujeto es mejorada radica en que mediante este proceso, buscamos en nuestra memoria semántica para relacionar ideas. Éste tipo de memoria es la que alberga conocimiento común, como los nombres de los colores, sonidos de las letras o símbolos y hechos. Accediendo siempre de una manera consciente a dicha información.

La idea detrás de esto se centra en convertirse en un estudiante activo. En épocas de estudiante en un centro educativo, me era muy usual utilizar un marcatexto e ir subrayando lo que creía que era importante. Una vez finalizado, volvía a leer el texto, sólo que esta vez me centraría en lo subrayado. Lo más importante, ¿no? Y varias veces tuve ese momento “ajá”, donde leía parte del texto y me decía a mi mismo: “esto ya lo aprendí”.

Pero no era así.

Leía algo que era familiar, por lo que mi cerebro me decía que era algo reconocible, sin embargo no podía localizar ese material en mi memoria. Es muy fácil engañarnos. Por ejemplo, podemos hojear una revista y no recordar nada, pero es muy probable que recordemos alguna imagen en ella, incluso si no podemos describirla al 100%.

Se realizó un estudio donde a una mitad de los participantes se les mostraban tarjetas con una palabra y su antónimo, mientras que a la otra mitad se le mostraba sólo la primer palabra y los participantes debían rellenar esa parte vacía. Por ejemplo, el primer grupo tenía la tarjeta “Frio - Caliente” y el segundo grupo “Frio - _____”. Las personas del segundo grupo fueron quienes recordaron con mayor precisión estas palabras y sus antónimos.

En efecto, el sólo leer y seguir adelante con mi “estudio” no me había ayudado en lo absoluto, quizá me ayudó en otras cosas pero no en la finalidad por la que yo inicié dicha aventura. Fui un estudiante pasivo, así como lo había sido cuando subrayaba texto con un marcador en los viejos tiempos.

Ser un estudiante pasivo no es algo muy interesante, simplemente escuchamos y nos movemos al siguiente tema. Ser un actor pasivo es similar, donde consumimos obras y brincamos a la siguiente. Nuestra participación activa no tiene que ser sólamente crear contenido para ser consumido por terceros, puede ser simplemente algo que nosotros podamos apreciar. Sin embargo, agregar el factor de otras opiniones nos puede alimentar en perspectivas muy interesantes.

Nunca dejes de generar contenido.